Charla ¿Crear riqueza o eliminar la pobreza?

DSC_3196-web

Comienza la sesión con la presentación de Ponente, que corre a cargo de Pedro Aranguren. Se trata de Guillermo Múgica, fundador del Foro Gogoa, Teólogo, autor de numerosas publicaciones y habitual participante de esta Escuela desde su fundación y hasta éste, su decimocuarto curso.

DSC_3197-web

Guillermo da comienzo a la charla invitándonos a un paseo intelectual, a una reflexión que tiene el tono de filosofía política. Anuncia que tendrá dos partes, una más breve a modo de introducción y una segunda en la que, mirando a las políticas neoliberales, va a afirmar tres cosas:

            que dichas políticas no tienen nada de rigor científico,

            que son profundamente inhumanas

            y que son mentiras y engaños

Para comenzar la parte introductoria, hace referencia a dos cuestiones de Perogrullo tomadas de Santiago López Petit. Por un lado, que vivir obliga a pensar, dándole la vuelta al clásico “Pienso luego existo” de Descartes, y convirtiéndolo en “Existo, luego pienso”. Y por otro, que todo pensar es ponernos en contraposición de lo establecido, de lo dado por supuesto.

Continúa haciendo referencia al título, al que añade dos subtítulos. El primero ¿Mercenarios de los ricos o mosqueteros de los pobres? contrapone dos formas antagónicas de afrontar nuestra acción en la sociedad. Guillermo propone crear disenso frente a la idea de fabricar consensos.

Mediante el tercer interrogante ¿Es hoy, el nuestro, un Estado Social?, analiza cómo desde Bismarck (1883) se fueron poniendo en marcha cuestiones como los seguros sociales, tras la crisis del 29 con Keynes se implanta el Estado Social y tas la Segunda Guerra y hasta la crisis de los 70 se vive la mejor época. Sin embargo desde entonces hasta hoy la derecha se ha empeñado en desmantelarlo todo. En este momento es cuando Guillermo afirma que si tras la crisis del 29 y de la II Guerra Mundial se instauró ese Estado del Bienestar, cómo no va ser posible hacerlo hoy si hay voluntad política.

DSC_3198-web

A partir de aquí comienza con la segunda parte haciendo referencia a la primera cuestión que ya había anunciado al principio, que la ciencia económica carece de rigor científico y crítico, a pesar de que han querido hacerla una ciencia exacta. Han pretendido hacer un reduccionismo economicista, queriendo convertir el homo sapiens en homo economicus.

La segunda cuestión es que esas prácticas son inhumanas, falsear lo humano es inhumano, volvemos al reduccionismo homo sapiens a homo economicus. La propiedad privada propia del capitalismo es excluyente. Aunque algunos defiendan que la propiedad es derecho natural, crea desigualdad. Es engañoso decir que para eliminar la pobreza hay que crear riqueza, porque esa riqueza ya tiene sus dueños y no va a un fondo común. Esta cuestión la denomina Guillermo Propietarismo excluyente. Para ilustrar esta idea se refiere a la afirmación de Krugman (premio Nobel de economía 2008) que dice que en Estados Unidos, el 95% del crecimiento de la economía norteamericana tras el rescate financiero, ha ido a parar al 1% de los más ricos, que sólo constituye el 0,01% de los americanos.

Se produce un fenómeno de desintonías o desincronizaciones. como entre la sobreproducción de viviendas y la imposibilidad de acceso a ellas (incluso echando a gente de las mismas); entre la ingente capacidad de producción y que dos tercios de la población pase hambre, o la mayor desincronización que se produce cuando todos necesitan trabajar para vivir, pero esta sociedad no necesita del trabajo de todos para crecer (tal y como lo entiende el neoliberalismo).

La tercera afirmación es que nos mienten y además saben que nos mienten. Ya dice Krugman, que lo que la mayor parte de lo que oyen los votantes estadounidenses es engañoso, cuando no falso. La mayoría de los economistas saben que las políticas neoliberales no sirven, no solo no ayudan a superar la crisis, sino que la acrecientan aún más.

DSC_3200-web

Terminó con tres testimonios de tres personalidades. En primer lugar el duro y valiente posicionamiento de Jean Ziegler, Relator Especial de ONU para el Derecho a la Alimentación entre 2000 y 2008 y actualmente vicepresidente del Comité Asesor del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, que afirmó que “vivimos en un orden social criminal”.

En segundo lugar, la sutil reflexión de Hannah Arendt, filósofa política alemana y posteriormente estadounidense de origen judío que escribió un libro tras asistir como reportera de The New Yorker, al juicio que se hizo contra Adolf Eichmann en Jerusalén, donde acuñó el discutido termino de “la banalidad del mal”, afirmando que el mal no se halla precisamente en criaturas extraordinarias por su fanatismo y su crueldad. Todo Estado se puede convertir en una máquina de banalizar el mal.

Por último, la tan sincera como cínica confesión y justificación de John Maynard Keynes, quien en 1930 afirmó que “por lo menos durante otros 100 años debemos simular ante nosotros mismos que lo bello es sucio y que lo sucio es bello porque lo sucio es útil y lo bello no lo es”.

A continuación, como es habitual, se inició un turno de intervenciones antes de dar por finalizada la sesión.

Un pequeño resumen se puede ver en el siguiente video:

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actividades. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s